DOREMIFAGOL (El fútbol, el deporte más hermoso del mundo y de sus alrededores)


LA FIESTA DEL MUNDIAL AFRICANO
28 junio , 2010, 8:19 pm
Filed under: Mundial FIFA Sudáfrica 2010

JOHANNESBURG 27/06/10-   Llevo más de 10 días en Sudáfrica viviendo mi primer mundial en vivo, con las emociones propias de que la selección de mi país esté compitiendo, pero disfrutando de una fiesta espectacular que no se da probablemente en ninguna otra actividad.

Como buen fanático del fútbol, he vibrado con cada mundial de una manera especial. No tengo recuerdos de España 82; aunque sólo tenía 7 años para el campeonato mexicano, recuerdo muy bien las proezas de Maradona además de los goles de Butragueño, el penal perdido por Zico o el fracaso de Platiní.

Italia 90 es el mejor recuerdo, quizás porque lo vi a la edad justa: el record de Zenga, la expulsión de Voeller contra la Holanda de Van Basten y Gullit y el llanto de Diego en la final ante los alemanes debe ser uno de los tesoros mejor guardados por mi memoria que registró todos los partidos; desde ahí esa fue la consigna, no perderse ningún encuentro.

El mundial de Estados Unidos me pilló también en el colegio, donde tuve que “enfermarme” para no perderme la caída de una Colombia favorita, el buen fútbol de los nigerianos de Yekini,  los rumanos de Hagi, los búlgaros de Stoichkov y para qué decir el show de Romario y Bebeto.

Así mismo, ya en la universidad, junto con un amigo y un profesor desconocido, vimos cada uno de los partidos de Francia el 98, donde disfrutamos a la dupla Za Sa que hizo ver mal a Italia y a grandes jugadores como Zidane y Ronaldo.

En el mismo lugar disfruté del menos espectacular Japón – Corea que me hizo madrugar un mes completo para ver las sorpresas de Senegal y Turquía y disfrutar el juego del Brasil de Rivaldo y otra vez Ronaldo.

Hace cuatro años ya estaba en Radio Santiago para comentar los partidos inolvidables de Klose, Maniche y Maxi Rodriguez, además de  la final de Alemania ’06 entre los Italianos de Cannavaro, Buffón, Gatusso y Pirlo, contra la Francia de Zidane y Ribery.

KE NAKO, AFRICA RECIBE AL MUNDO

Hoy acá en Sudáfrica puedo vivir la fiesta del mundo. Es que si antes por televisión ya lo sentía, en vivo es realmente espectacular.

Lo primero que me llama la atención es cómo es la gente de acá. No puede ser coincidencia que cada vez que me acerqué a alguien me tratara bien, me quisiera ayudar y que la simpatía de este pueblo sea lo que primero asoma.

Me ha tocado viajar por diferentes partes de América y Europa y créanme que nunca vi gente tan amable como la sudafricana y con esto no hago diferencias entre blancos y negros, entre los muy pobres y los ricos que acá habitan, todos los que conocí son llamativamente agradables.

Buscando en internet encontré estas palabras de John Carlin que me interpretan completamente por estos días: “en Sudáfrica toda la fauna humana está representada; todos los colores, todas las razas, todas las religiones, lo mejor y lo peor de la especie está aquí (…) tras vivir en nueve países, más de un año, no ha habido ningún país que me haya atrapado tanto como Sudáfrica. Hay algo muy especial aquí”. “En Sudáfrica se encuentran los mejores valores humanos”.

Los estadios mundialistas tienen escrito por todos lados la frase “KE NAKO”, la misma con que comienzan las transmisiones de cada uno de los encuentros mundialistas, esto corresponde al lema del mundial: KE NAKO, CELEBREMOS LA HUMANIDAD DE AFRICA, para mi gusto es una justa frase para lo que por acá se vive. Esta es una expresión utilizada en tres lenguas (sesotho, setswana y sepedi) de los once idiomas oficiales del país que quiere decir “Llegó la hora” lo mismo que canta Shakira en su Waka Waka  cuando dice “This Time for Africa”.

Ayer un mesero me respondió a una despedida con un apretón de manos y un Ke Nako, o sea, es una expresión que va más allá, es amabilidad, recepción de este pueblo y la alegría de un lugar donde el mundo está representado. Y es que es cierto, llegó la hora, era tiempo ya de que este continente olvidado, de gente tan especial, donde nació la humanidad, reciba a todo el mundo en una fiesta maravillosa como esta.

AYOBA

Hay otra frase que quiero destacar. MTN, una telefónica es la que aprovechó algo que uno escucha en todos los rincones del país: AYOBA.

Los sudafricanos se esmeran en explicar que Ayoba no es de ningún idioma ni tiene traducción, es una expresión propia que significa Cool, excelente, buenísimo o como lo describen más literalmente: yeahhh!

Cada vez que un partido se va al entretiempo aparece Zacumi, la mascota del mundial diciendo “Es tiempo de Ayoba”, lo que va a acompañado de bailes y celebraciones, algo que en estas tierras es el pan de cada día.

Pocas veces uno ve situaciones como las que acá se presencian, como cuando los Bafana Bafana bailan antes de salir a la cancha o luego del gol inaugural de Tshabalala. Lo mismo se presencia en un video del museo del apartheid donde miles de personas avanzan en una protesta bailando y cantando hacia una muerte segura, pero sin renunciar a su alegría tan particular.

Es así como se entiende el sonido de las Vuvuzelas, que son insoportables para uno, pero para ellos es parte de la celebración, una representación cultural.

No niego que me gusta el hincha futbolero sudamericano, el que sabe, entiende y discute, el que va a estadio nervioso y que vive el partido como algo importante. Acá es todo lo contrario, la gran mayoría no conoce a los jugadores, se viste de las maneras más extrañas posible porque pagó 200 dólares para ir a  comer, tomar cerveza, meter ruido y tratar de aparecer en televisión.

Me tocó ver a Argentina, Brasil y España en vivo, que podríamos compararlas con el Real Madrid, Boca o el Manchester. Cualquiera se pone sus colores y grita por ellos sin importar la nacionalidad, porque Messi, Torres y compañía son estrellas mediáticas que tienen un público diferente al que habitualmente conocemos en Sudamérica.

La FIFA, por su parte,  se ha encargado de promover un Mundial de Colores, donde los únicos que aparecen en las pantallas son los más ridículamente vestidos, aquellos que se alegran y saludan  al ser vistos en todo el planeta  aunque su selección esté siendo goleada.

No cambiaría nuestra forma de vivir el fútbol, pero cuando insultaba hace unos días a un rival que simulaba una falta y un sudafricano decidió grabarme en video por ser “una rara forma de alentar a mi equipo”  entendí que lo que acá se vive es una fiesta, una reunión multicultural que va más allá de la competencia, es la manera de mostrarse al mundo, de disfrutar sana y de manera segura del deporte más hermoso del mundo, donde un país se preparó para regalarnos el marco de una Copa del Mundo inolvidable.

Anuncios

Dejar un comentario so far
Deja un comentario



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s



A %d blogueros les gusta esto: